dissabte, 28 de gener de 2012

Silenci

Siempre había sido partidario del silencio, único amigo fiel cuando todo lo demás falla. Le gustaba pensar que podía tirarse en el sofá mirando el techo. En cierta manera le relajaba pensar que era capaz de pasar horas y horas así, sin hacer nada con las conversaciones de los peatones (apagadas por al distancia) y tal vez el claxon de algún coche como única compañía.
Dedicaba esos momentos a pensar, pensar cosas sin importancia normalmente ideas sin sentido que se enlazaban unas con otras. A veces, solo a veces, su mente lo torturaba con ideas del pasado y actos que tal vez no debería de haber cometido, en esas ocasiones se veía obligado a levantarse y mantener su mente ocupada en otras cosas que no le revolviesen su consciencia.

Cap comentari:

Publica un comentari